Descargar Nunca fuimos héroes, Fernando Benzo

Libro: Nunca fuimos héroes Autor: Fernando Benzo Editorial: Editorial Planeta Género: Novela negra Páginas: 416 Valoración:
(4.4/5) - 560 Comentarios

Para descargar este libro es necesario crearse una cuenta gratis

Sinopsis

Nunca fuimos h√©roes es una novela escrita por Fernando Benzo, publicada por la Editorial Planeta, bajo la tem√°tica Novela negra, Thriller, o novela contempor√°nea de la colecci√≥n Autores Espa√Īoles e Iberoamericanos. En sus m√°s de cuatrocientas p√°ginas relata la intrigante historia de una situaci√≥n conocida como el gato y el rat√≥n, un hombre, ex comisario de polic√≠a retirado que en un presente no muy afortunado se le presenta la oportunidad de atrapar de una vez por todas a un terrorista que vuelve a Madrid despu√©s de estar un buen tiempo en el Caribe.¬†

Nunca fuimos héroes: una novela sobre el pasado y la lucha antiterrorista

Los temas que toca la novela se pasean por el pasado, pues ninguno de los personajes está exento de ello, al contrario, los recuerdos lo persiguen de cierta manera hasta no quedar más que enfrentarlos. En esta novela el ritmo acelerado, marcará la pauta de una historia de acción, terrorismo, policías e investigaciones que conectan los puntos clave para entender a cada uno de los personajes involucrados. 

Comienza con el protagonista, un hombre que se retir√≥ de la polic√≠a despu√©s de haber luchado toda su vida contra el terrorismo. Sin embargo, esta historia no empieza con hero√≠smo, ni mucho menos orgullo. Empieza con pena y pesar de parte de protagonista en un bar: ‚ÄúDespu√©s de casi treinta a√Īos siendo polic√≠a. Y, adem√°s, dedic√°ndose a lo que se hab√≠a dedicado. Nadie le cre√≠a las raras veces que lo dec√≠a. Pero era la pura verdad: en todos esos a√Īos, no hab√≠a disparado nunca su arma ni hab√≠a dado un solo pu√Īetazo. Cuando mencionaba aquello, el que lo o√≠a mostraba invariablemente un mal disimulado gesto de decepci√≥n. Prefer√≠an imaginarle a tiro limpio o dando una buena paliza a alguien. Pero esa era la realidad. Nunca. Y eso hac√≠a a√ļn m√°s absurdo que aquella noche fuese a romper semejante r√©cord. Y, encima, ahora que ya ni siquiera era poli. Todo por aquellos dos imb√©ciles, un par de inofensivos borrachuzos. No se merec√≠an semejante honor, pensaba Gabo, intentando tomarse con humor la situaci√≥n. Pero se lo estaban ganando a pulso y, adem√°s, se dijo, quiz√° √©l se estaba haciendo mayor y ya se sabe que los a√Īos achican la paciencia y agrian el car√°cter. Lo cierto es que ve√≠a venir lo que iba a ocurrir con la indiferente resignaci√≥n con la que uno afronta las cosas que sabe inevitables‚ÄĚ

Pero a pesar de sus pensamientos, ese ser√≠a el d√≠a en que romper√≠a todas las reglas, y golpear√≠a a una persona por primera vez en su vida por defender a Dolores de dos borrachos que quisieron sobrepasarse con la mujer que atiende al bar, en ese momento Gabo golpe√≥ con un objeto a uno de ellos por la cabeza, y fui ah√≠ cuando todo cambi√≥. ‚ÄúLos polic√≠as se llevaron a Gabo a la comisar√≠a. Resultaba hasta c√≥mico, pens√≥. La primera vez que le pegaba a alguien en su vida y acababa detenido‚ÄĚ.¬†

Despu√©s de pasar una mala noche detenido, donde no pudo ni siquiera dormir y con dolor hasta en los huesos, lo llevan a verse con Aldama, un ex compa√Īero de hace a√Īos del comisario, Gabo. Lo recibe con saludos, y entre peque√Īas bromas para recordar los viejos tiempo, Aldama le muestra una fotograf√≠a a Gabo: ‚Äú‚ÄĒ ¬ŅLe reconoces? ‚ÄĒJoder, claro. ‚ÄĒEst√° en Madrid. Gabo levant√≥ los ojos y le mir√≥. Y el comisario general sonri√≥ para sus adentros al ver a√ļn escondido en su mirada al polic√≠a que negaba ser. ‚ÄĒ ¬ŅAqu√≠? ¬ŅQu√© hace este aqu√≠? ‚ÄĒEso es lo que nos gustar√≠a saber. Gabo volvi√≥ a mirar la fotograf√≠a‚Ä̂Ķ ‚ÄúEl tipo estaba subiendo a un coche o saliendo de √©l. Llevaba una gorra. El pelo y la barba descuidada eran ahora canosos. Pero no cab√≠a duda de qui√©n era. Y volver a verle hizo que a Gabo se le encogieran las tripas‚ÄĚ.

Mientras Aldama le comentaba su preocupaci√≥n ‚ÄúNo tengo ning√ļn motivo para ponerle siquiera un dispositivo‚ÄĚ, le insinuaba a Gabo, que √©l s√≠ lo conoc√≠a muy bien, y en ese sentido ambos sab√≠an que no estaba en Madrid por vacaciones y mucho menos por Turismo, algo se tramaba, a lo que Gabo responder√≠a: ‚Äúmuy interesante todo, comisario. Pero no s√© por qu√© has venido hasta aqu√≠ para contarme esto. Aldama tambi√©n sonri√≥. Gabo hab√≠a abandonado el tono de polic√≠a. Pero la foto segu√≠a delante de √©l en la mesa y sus ojos volv√≠an a bajar de manera recurrente hacia ella. ‚ÄĒNo he venido para contarte nada, Gabo ‚ÄĒle dijo, esforz√°ndose en sonar amistoso‚ÄĒ. He venido para advertirte de que, despu√©s de lo de anoche, te consideramos un objetivo violento, peligroso y prioritario. Los dos rieron. ‚ÄĒQue te jodan ‚ÄĒdijo Gabo. ‚ÄĒQuiero que averig√ľes por qu√© ha vuelto. Las sonrisas de ambos desaparecieron a la vez. El comisario general se limit√≥ a esperar. Gabo se encogi√≥ de hombros y mene√≥ la cabeza con desgana. ‚ÄĒTe recuerdo que yo ya no soy un polic√≠a en activo‚Ķ ‚ÄĒT√ļ ser√°s un polic√≠a en activo hasta el d√≠a que te mueras. ‚ÄĒ ¬ŅEso pretende ser un piropo? ‚ÄĒO una maldici√≥n. Como prefieras verlo‚ÄĚ.¬†

La vida no tiene casualidades y el incidente del bar lleva de nuevo a Gabo a asumir su puesto como comisario para investigar las intenciones de Harri, un terrorista que vuelve luego de dos d√©cadas a Madrid. Ambos personajes, se enfrentar√°n no solo entre ellos, sino a un pasado en com√ļn, uno que va a abrir heridas viejas en donde Gabo deber√° enrumbar su investigaci√≥n hacia redes internacionales, crimen organizado, terrorismo y narcotr√°fico para reflexionar sobre la historias de Espa√Īa, durante m√°s de tres d√©cadas, las heridas y al vida misma.¬†

Conoce más al autor: Fernando Benzo 

Fernando Benzo naci√≥ en Espa√Īa, Madrid, en el a√Īo 1965. Se convirti√≥ en escritor desde muy temprana edad, y desde los 23 a√Īos ya tiene una novela bajo su autor√≠a, titulada Los a√Īos felices¬†que le vali√≥ el Premio Castilla-La Mancha. Desde ese momento no ha parado de involucrarse en el mundo literario, incursionando en relatos, cuentos, y novelas, siendo homenajeados con numerosos premios que reconocen su trabajo y creatividad. Re√ļne sus principales cuentos en el libro Diez cuentos tristes.¬†

Luego de un tiempo, regresa a escribir novelas con una en particular, bajo el t√≠tulo: con¬†Mary Lou y la vida c√≥moda, obra que le vali√≥ el Premio Kutxa ‚Äď Ciudad de Ir√ļn. Libro a los que le siguen: ¬†La traici√≥n de las sirenas,¬†Despu√©s de la lluvia, premiado con el galard√≥n Ciudad de Majada honda),¬†y se agregan a la lista, grandes obras como Los n√°ufragos de la Plaza Mayor,¬†Nunca repetir√© tu nombre¬†y¬†Las cenizas de la inocencia.¬†

Fernando Benzo se ha dedicado en los √ļltimos a√Īos a la cultural p√ļblica, trabajando como subsecretario de Educaci√≥n, Cultura y Deporte y secretario de Estado de Cultura.¬†

Su novela, Nunca fuimos héroes es un homenaje a un género apasionante que incluye además su experiencia y conocimiento luchando contra los terroristas, y en ese sentido el libro es una declaración de realidad y ficción, combinados bajo una narrativa inquietante.

 

B√ļsquedas Relacionadas

Nunca fuimos héroes pdf, Nunca fuimos héroes pdf gratis, Nunca fuimos héroes epub, Nunca fuimos héroes epub gratis, Nunca fuimos héroes Fernando Benzo