Descargar Cuando nadie nos ve, Eva García Sáenz de Urturi

Libro: Cuando nadie nos ve Autor: Eva García Sáenz de Urturi Editorial: Espasa Género: Novela negra Páginas: Valoración:
(4.2/5) - 372 Comentarios

Para descargar este libro es necesario crearse una cuenta gratis

Sinopsis

Cuando nadie nos ve es un libro con car√°cter de Thriller, escrito por Sergio Sarria. Publicado por la editorial Espasa, tiene como centro la tem√°tica de novela negra, general novela negra y misterio, proveniente de la colecci√≥n: Espasa Narrativa. El libro, est√° compuesto por las partes que componen la semana santa, incluso desde la v√≠spera de la misma, comenzando por el ‚ÄúViernes de dolores‚ÄĚ un relato que comienza con una frase particular para dar inicio a un libro donde los acontecimientos que parecen aislados, guardan una terrible y misteriosa coincidencia entre ellos.¬†

Cuando nadie nos ve: Misterio, horror y religión en una Semana Santa inolvidable

Se trata de la frase ¬ęY si tu ojo es ocasi√≥n de pecado, s√°catelo. Es mejor para ti entrar con un solo ojo en el reino de Dios que ser arrojado con los dos ojos a la gehena¬Ľ. San Marcos, 9: 46, no ser√° casualidad que m√°s tarde estas palabras conecten precisamente con uno de esos hechos siniestros durante la Semana Santa, un hombre que durante una procesi√≥n comienza a sentir que hay insectos saliendo de su cuerpo, el primer s√≠ntoma ocurre en su cabeza al arrancarse una garrapata, para luego sacudir una ara√Īa de su cuerpo, hasta sentir que cucarachas salen de su nariz, pero es uno en particular, la langosta, que lo hace retorcerse de dolor frente a toda una procesi√≥n que no lo ayuda, y al contrario, lo abuchea ante un delirante espect√°culo de dolor e insectos que solo √©l ve.¬†

Es cuando siente salir de su ojo, las antenas de una langosta, un animal que necesita ser expulsado del cuerpo del pobre hombre, y para ello no va a escatimar en dejar volar la imaginaci√≥n: ‚ÄúCuando el penitente se quiso dar cuenta, Salvador se hab√≠a aproximado la llama de la vela al ojo con el prop√≥sito de espantar al insecto. Lamentablemente, lo √ļnico que consigui√≥ fue que se replegara dentro de la c√≥rnea. Al contemplar la grotesca escena, tanto los nazarenos m√°s cercanos como algunos parroquianos trataron de evitar una tragedia. Pero su respuesta fue tard√≠a. Decidido a acabar con aquello de una vez por todas, el costalero aproxim√≥ todo lo que pudo la lumbre. Y, como era de esperar, tan solo logr√≥ derretirse la c√≥rnea. Antes de que pudiera ver si hab√≠a conseguido expulsar a la langosta, cay√≥ fulminado de puro dolor sobre los adoquines del barrio de Santa Mar√≠a‚ÄĚ.¬†

De esta manera, una serie de hechos que al perecer no tienen relaci√≥n van desentra√Īando una trama de misterio, religi√≥n, horror y delirio, gracias a la narrativa de Sergio Sarria, para la cual, y definitivamente, hay que tener est√≥mago.¬†

Los cap√≠tulos siguientes como, S√°bado de pasi√≥n, Domingo de Ramos, Lunes Santo, Martes Santo, Mi√©rcoles Santo, Jueves Santo, Viernes Santo, S√°bado de Gloria, Domingo de Resurrecci√≥n y ‚ÄúUn apunte sobre la Semana Santa‚ÄĚ, van relacion√°ndose entre s√≠ a trav√©s de Antonio, un hombre que ‚ÄúMientras las cornetas marcaban el paso a los costaleros, el sudor le resbalaba por la frente y la taquicardia conquistaba los latidos de su coraz√≥n. Buscando serenarse, recit√≥ para s√≠ unas palabras que hab√≠a escrito horas antes en el murete del patio. Era una especie de mantra o verso que, a fuerza de repetirlo, consigui√≥ el efecto deseado. M√°s tranquilo, pudo escuchar c√≥mo, fuera del recinto, el capataz del paso de palio golpeaba el llamador. Lo hizo una vez. Lo hizo dos veces. Y antes de o√≠r el tercer y √ļltimo golpe de martillo, Antonio Jim√©nez se clav√≥ con decisi√≥n el cuchillo en el punto exacto del vientre que hab√≠a marcado con su mano izquierda y, posteriormente, se rasg√≥ el est√≥mago. Sin un solo grito o lamento, se desplom√≥ sobre el parterre. Cercado por la sangre y las v√≠sceras, pareci√≥ expirar en el momento exacto en que el capataz exclam√≥: ¬ęAl cielo con √©l¬Ľ, sin quedar claro si se refer√≠a a la Virgen o al alma de Antonio Jim√©nez‚ÄĚ.

Este solo marcar√≠a el comienzo de desapariciones y protagonistas que tendr√°n la tarea de encontrar la raz√≥n de estos hechos y entrelazarlos, una de ellas es Luc√≠a Guti√©rrez, sargento de la Guardia Civil quien tendr√° que seguirle la pista a una serie de eventos relacionados directamente con la droga, y aunado a ello ha desaparecido un ni√Īo de paneas siete a√Īos.¬†

En esa Semana Santa en  Morón de la Frontera, Sevilla, se une la religión, el caos, desapariciones, drogas y fiestas culturales en una trama que profundiza en el corazón del pueblo y deja al aire varios acontecimientos que se pintan de rojo, no solo en representación de la sangre de Cristo, sino por el horror presentado en las calles de Morón. 

Inspiración de la novela: Cuando nadie nos ve

En una entrevista, el autor del libro, Sergio Sarria coment√≥ c√≥mo es que pudo escribir una novela que mezcla la religi√≥n con el horror, y su respuesta se debi√≥ a que desde hace tiempo le atra√≠a la idea de mezclar las fiestas patronales con distitnos temas como la guardia civil, el mundo militar, y exponerlos en un thriller. A su vez, comenta que la novela tambi√©n fue inspirada en hechos reales: ‚ÄúYo estuve en Sevilla en la¬†madrug√°¬†del p√°nico. Me llam√≥ la atenci√≥n una pareja que estaba corriendo porque presuntamente hab√≠a un tiroteo. En medio de la carrera, pararon y dijeron ‘vamos a comprar churros por si nos da un baj√≥n’. Eso marca el car√°cter. Y ten√≠a que estar en la novela. ¬ŅHar√≠a eso un sueco? No puede ser lo mismo un agente del FBI en Atlanta que un polic√≠a en pueblo sueco o un guardia civil de Mor√≥n. Es lo que he intentado transmitir; no puede ser un¬†thriller¬†de pl√°stico, sino que tiene que representar el universo sevillano‚ÄĚ.

Aunado a ello, explica que le gustar√≠a tener un ‚Äúacto de reivindicaci√≥n de una gente que curra mucho con uno de los peores sueldos de los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado. Por necesidades del¬†thriller¬†hay personas m√°s oscuras dentro del cuerpo‚ÄĚ. Es as√≠ como Sergio Sierra mezcla varios ingredientes para armar una trama cargada de varios temas que resaltan, en sus propias palabras, el ‚Äúuniverso sevillano‚ÄĚ.¬†

Conoce m√°s al autor: Sergio Sarria

Sergio Sarria¬†naci√≥ en M√°laga en el a√Īo 1979, y actualmente vive Madrid desde hace m√°s de diez a√Īos. Estudi√≥ Comunicaci√≥n Audiovisual en la Universidad de M√°laga y Fotograf√≠a en el City College of Bristol (Inglaterra).

Ha trabajado en la televisión, siendo coordinador de guion en El intermedio (La Sexta),un  programa de tv para el cual escribe desde hace más de una década, consiguiendo mérito y honor con tres premios de la Academia de la Televisión al Mejor Equipo de Guion, un premio Ondas y un TP de Oro, entre otros. 

También ha sido colaborador en la redacción de los libros Los monólogos de El Intermedio y El Intermedio, resistiré, editados por Espasa.

Estuvo trabajando varios a√Īos en la prensa y fue en el a√Īo 2005 que dio el salto a realizar un M√°ster en Creatividad y Guiones de Televisi√≥n de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid), siendo este el comienzo de una vida dentro de los guiones de televisi√≥n. Adem√°s es uno de los creadores de la web serie¬†Perestroika¬†o del portal digital de cultura urbana¬†Andaluc√≠a o muere.

 

B√ļsquedas Relacionadas

Cuando nadie nos ve pdf, Cuando nadie nos ve pdf gratis, Cuando nadie nos ve epub, Cuando nadie nos ve epub gratis, Cuando nadie nos ve Eva García Sáenz de Urturi